Vinilo aukeraketa

Cómo escoger una buena imagen para mi Página Web

“Si fuera fácil decirlo con palabras, no iría todos los días cargando con la cámara” decía el fotógrafo estadounidense Lewis Hine. Una imagen puede transmitir una emoción, una idea, una definición o simplemente puede transmitir un concepto, por lo que, el valor de la imagen siempre dependerá del significado que tiene para la persona que lo recibe. Por ello, hay que cuidar las imágenes que subimos tanto a la página web como a las redes sociales, porque desde el momento que entran en nuestros escaparates, serán los que nos reemplacen.

El principal problema que tiene Internet hoy en día es que existe una transferencia de información muy grande, y es un reto importante darle visibilidad a nuestro contenido. De toda la información que se mueve en Internet, la que mejor se comparte y se viraliza, es el material audiovisual. Por poner un ejemplo, en el mundo de las redes sociales, más exactamente en Twitter, los tweets que poseen una imagen, tienen un 94% más de probabilidad de que sean “retweeteables”. La elección de las imágenes tiene que ser parte del marketing digital desde el principio. También es sumamente importante que la imagen destacable del contenido a compartir en las campañas de publicitarias sea una imagen consensuada con el marketing digital.

¿Qué es lo que tiene que contener una buena imagen?

Es obligatorio que la imagen que se quiera compartir tenga relación con el mensaje que se quiera transmitir. Esa imagen nos identificará y sustituirá la marca o la empresa. Mientras alguien navega que no pregunte: “¿Qué tiene que ver esta imagen con el texto?”.

Por ello, el mensaje tiene que ser coherente tanto en el texto como en la imagen. Por supuesto, la imagen tiene que ser de calidad. Cuando hablamos de calidad, no queremos decir que la imagen tiene que ser de un gran profesional de la fotografía, sino que tiene que cumplir con ciertos estándares o normas.

Cuando hablamos de optimizar las imágenes de la página web, no hablamos sólo por temas estéticos, también por la SEO y la conversión. Uno de los puntos que tienen en cuenta los algoritmos de los buscadores es la velocidad de carga. Si la imagen no está optimizada, la velocidad de carga se verá ralentizada y su página tendrá conclusiones graves en las posiciones de las búsquedas.

Además, una página web que tiene un buen diseño (con una estructura clara y que permite una buena experiencia en la navegación adecuada), con unas imágenes adecuadas, tendrá la opción de obtener más visitas y por lo tanto llegar a más usuarios.

¿Cómo optimizar las imágenes para tu página web?

Como habíamos comentado en anteriores entradas al blog, es importante que los archivos de las imágenes de la página web estén comprimidos para que no se vea afectada en la velocidad de carga. Para ello, la herramienta más utilizada es Compressor.io. Esta herramienta optimiza las imágenes sin que se vea afectada la calidad de ellas, creando archivos entre 140-170Kb (hay que tener en cuenta el tamaño de la imagen de la fuente).

En cuanto al tamaño, hay que usar distintas proporciones dependiendo de la plataforma en la que se va a compartir la imagen. En la siguiente imagen podemos ver los formatos de imagen de algunas redes sociales:

Guía para compartir imagenes en redes sociales

Por eso, dependiendo donde se va a compartir la información habrá que adaptarlo al tamaño adecuado de plataforma web o red social. Otro punto importante que hay que tener en cuenta es utilizar formatos de archivos admitidos en todo el mundo, JPEG por ejemplo.

Otra manera de optimizar la SEO es describir mediante texto claro las imágenes que pretendemos subir a Internet. Por ejemplo una imagen que tenga el nombre GYqwergdfh344_dfgg.jpg”, los motores de búsqueda no van a saber qué es lo que es esa imagen, y por tanto dará un peor resultado en las búsquedas. El texto de imagen tiene que describir lo que contiene y tiene que decirle al buscador de qué imagen trata. Por ejemplo: en el nombre del archivo “Atardecer-en-Getaria.jpg” se ve claramente el contenido de la imagen.

Otro punto importante que hay que tener en cuenta es el atributo “Alt” en los artículos que subimos que contengan alguna imagen. Este atributo es necesario para que Google pueda “leer” el texto alternativo que se le ha añadido a la imagen

Por último, el entorno de la imagen es fundamental. Los buscadores suelen tener muy en cuenta la relación entre el texto y la imagen, y que exista una coherencia entre ellos. Este tema se complica cuando hablamos de conceptos abstractos.

Herramientas útiles

En esta era donde todo va soportado mediante imágenes, es difícil encontrar imágenes profesionales para todo tipo de contenidos. Para ello, han sido creados varios bancos de imágenes de licencia libre. En ellos, mediante una búsqueda, se pueden obtener sin ningún tipo de restricción en objetivos comerciales o personales. En algunos casos es necesario hacer mención del autor de la foto, pero en otros no hace falta ni eso.

Algunos bancos de imágenes gratuitos con licencia libre:

En cuanto a publicaciones online, no es necesario ser un diseñador gráfico; si no tienes nociones de Photoshop, existen muchas aplicaciones web para personalizar nuestros diseños de una manera más sencilla. Algunas herramientas para crear imágenes o infografías:

  • Canva: sin duda alguna, es la mejor herramienta para los no-diseñadores. Tiene una opción de crear piezas gráficas para blogs y redes sociales.
  • PiktoChart: Nos da opción de crear infografías sin tener que tener nociones de diseño.
  • Skitch: podemos crear imágenes-pantalla. Además podemos añadir notas, formas, dibujos…

Ondo izan!

Web orri honek cookiek erabiltzen ditu erabiltzailearen nabigazioa errazteko